El conocer del hombre filosofia

Su gran mérito consiste igualmente en haber sido la primera en explicar el proceso del conocimiento. En la filosofía premarxista reinaban ideas erróneas sobre este problema importante. Los partidarios del empirismo ver ponían el acento en el papel preponderante de las sensaciones, de la observación inmediata, y negaban el papel del pensamiento teórico, de la generalización y de la abstracción. Al combatir a los idealistas, los materialistas anteriores a Marx subrayaban con razón que el conocimiento refleja los objetos y los fenómenos objetivos de la naturaleza.

Pero eran metafísicos, y perdían de vista toda la complejidad de ese proceso menospreciando el papel activo del pensamiento.


  • numeros de telefonos de hombres solteros en ecuador!
  • conocer chica para relacion!
  • Seguidores!
  • descargar efecto donde estan las mujeres solteras?
  • Antropología y filosofía: cuestiones y convergencias?
  • “La Filosofía es esencial para el hombre y el conocimiento superior”?
  • Servicios Personalizados.

En oposición al materialismo metafísico, los idealistas destacaban el principio de la actividad del pensamiento hasta la negación del mundo objetivo, haciendo a aquél, creador de la naturaleza. Sólo la filosofía marxista ha resuelto esos problemas. Al aplicar la dialéctica materialista al conocimiento, el marxismo muestra que éste se desarrolla por etapas, etapas ligadas entre sí y que se suceden la una a la otra.

Lenin expresó admirablemente la esencia de este proceso, y mostró cómo la realidad se refleja en cada grado del conocimiento de la verdad objetiva: Las sensaciones, las percepciones, las representaciones son incapaces de reflejar por sí solas el vínculo íntimo de los fenómenos, de descubrir las leyes del mundo objetivo. Ahora bien, el objeto del conocimiento es el de descubrir las leyes objetivas de la naturaleza. El conocimiento no lo logra sino en su segunda etapa, con la ayuda del pensamiento abstracto.

Al generalizar los datos de las sensaciones y de las percepciones, el pensamiento abstracto deja de lado todo lo que es fortuito, no esencial en los objetos y los fenómenos para penetrar en su esencia. Los resultados de esta operación se resumen en los conceptos, las categorías, las leyes científicas. Estos dos grados del proceso del conocimiento —la contemplación viva y el pensamiento abstracto— se hallan vinculados entre sí, se convierten el uno en el otro y señalan los jalones de un solo proceso dialéctico del reflejo de la realidad.

El fin del conocimiento estriba en alcanzar la verdad objetiva.


  • La teoría del conocimiento en investigación científica: una visión actual.
  • Menú de navegación.
  • .

En el proceso del conocimiento, el hombre adquiere saber, se asimila conceptos acerca de los fenómenos reales, va comprendiendo el mundo circundante. Fuera de las sensaciones, el hombre no puede saber nada acerca de la realidad. Las sensaciones proporcionan al hombre un conocimiento de las cualidades externas de las cosas. Mas, por importante que sea la forma sensorial del conocimiento, ésta, de por sí, no hace posible penetrar en la ciencia de las cosas, descubrir las leyes de la realidad.

Universidad de Piura

Ahora bien, es precisamente en esto en lo que estriba el objetivo principal del conocer. Los conceptos también aparecen en el hombre como producto de su actividad productiva social. La actividad lógica del pensar se realiza en distintas formas: Desempeñan asimismo un gran papel en el conocimiento, la imaginación, la fantasía creadora y la intuición, que permiten componer amplias representaciones generalizadoras sobre la naturaleza de las cosas partiendo de algunos datos de la experiencia.

Sin embargo, el pensamiento sólo crea ideas subjetivas; queda abierto el problema de si dichas ideas corresponden a la realidad misma.

Aristóteles: somos alma, cuerpo y razón

Criterio de la verdad. Toda la actividad material de la producción, la existencia de la sociedad en el transcurso de su historia toda, precisan, ahondan y comprueban el saber.

¿Que es el hombre?-filosofia.

La verdad es un proceso. El problema relativo a la esencia del conocimiento se halla indiscutiblemente ligado a la solución del problema fundamental de la filosofía. Para su verificación, las publicaciones cuentan con expertos, quienes mediante el sistema de arbitraje - peer review - se encargan de examinar sus atributos técnicos, nivel científico y cumplimento de requisitos éticos. El proceso nunca es a la inversa, pues si se objeta el planteamiento científico, el artículo pierde todo valor 4,5. Hoy, como nunca antes en la historia, el científico tiene herramientas de investigación con un alto grado de sensibilidad, lo que le compromete con la necesidad de un mejor acercamiento a la teoría del conocimiento y por tanto a la epistemología.

Este ensayo, precisamente, resume y actualiza los hitos relevantes de tales temas y su corolario es un epítome sobre metodología de la investigación científica. La teoría del conocimiento.

FILOSOFÍA: HISTORIA Y PENSAMIENTO: EL HOMBRE Y EL CONOCIMIENTO

El conocimiento, tal como se le concibe hoy, es el proceso progresivo y gradual desarrollado por el hombre para aprehender su mundo y realizarse como individuo, y especie. Científicamente, es estudiado por la epistemología, que se la define como la 'teoría del conocimiento'; etimológicamente, su raíz madre deriva del griego episteme , ciencia, pues por extensión se acepta que ella es la base de todo conocimiento.

En cambio, gnoseología deriva del griego gnosis, conocimiento al que también estudia, pero desde un punto de vista general, sin limitarse a lo científico. Ambas propuestas, epistemología y gnoseología, desarrollan corrientes y sistemas de pensamiento que conllevan abstracciones paralelas en la manera de conocer el mundo.

Cada una de estas formas particulares de interpretar el conocimiento tiene 'su' propia visión y por tanto un enfoque parcial para conocer en el contexto la generación y la solidez de su validación y aplicación, pues substancian el conocimiento desde su propia circunstancia. Padrón concibe la epistemología en forma ecléctica a partir del concepto de conocimiento obtenido de la ciencia y la filosofía, y dice: En general, la epistemología busca responder interrogantes trascendentales: La teoría del conocimiento plantea tres grandes cuestiones: La 'posibilidad' de conocer.

La epistemología propone soluciones opuestas: Esta posición extrema tiene en el probabilismo seguidores que tratan de 'atenuar' tal radicalismo y cuyo principio lo enuncian así: Las verdades evidentes del dogmatismo son: Para interpretar la naturaleza del conocimiento, su teoría propone dos grandes vertientes: Los 'medios para obtener conocimiento': Tema controvertido, que implica conceptuar de qué se vale el hombre para iniciar y desarrollar el conocimiento. Las primeras experiencias del protosapiens se habrían manifestado concomitantes a cambios anatómicos; así, el tiempo consolida la oposición del pulgar, éxito que potencia y es potenciado por el desarrollo del cerebro, que por acierto y fracaso comienza a catalogar y valorar e instintivamente a desechar lo superfluo y solo guardar hechos esenciales y vitales.

Alcanza su apogeo al desarrollar el lenguaje, hecho que mejora sustancialmente el avance al facilitar la transmisión a cada nueva generación lo aprendido de la anterior, para mantener la vida y que finalmente le va a hacer la especie dominante. Consecuente con este avance y tal como hoy se acepta, el inicio y desarrollo del conocimiento es un proceso gradual: Basados en este desarrollo del h.

Conocimiento empírico o conocimiento vulgar. Conforme el hombre avanza, busca conocer la naturaleza de las cosas y para entender mejor su entorno, y a él mismo, se cuestiona cada hecho aprehendido en la etapa del conocimiento empírico. Este cambio propicia una nueva forma de alcanzar el conocimiento, a la que denomina filosofía, otro tipo de conocer que se caracteriza por ser: El hombre sigue su avance y para mejor comprender su circunstancia explora una manera nueva de conocer.

A esta perspectiva la llama investigación; su objetivo: Otra es el hecho que en ciencia cualquier 'verdad' es susceptible de cambiar con cada nueva investigación. Lorenz resume esta característica del conocimiento científico así: Con relación a la caracterización del conocimiento científico, éste se estructura en base a la relación interdependiente de sus elementos: De acuerdo a estos elementos constitutivos, el conocimiento científico, entendido como pensamiento de características propias, conlleva las siguientes 'naturalezas': Nexo entre pensamiento y conocimiento.

Para establecer el nexo entre pensamiento y conocimiento y tener una visión cierta de los cambios que el conocer ha tenido en el tiempo, es preciso revisar su transcurrir histórico, sin pretensión de prolijidad ni exhaustividad y sin caer en el maniqueísmo de sostener que la evolución del conocimiento sigue un proceso lineal ascendente, sino por el contrario tomar conciencia que este proceso de cambio algunas veces se presenta a velocidad vertiginosa y otras con desaceleraciones pasmosas e incluso retrocesos.

Breve aproximación a la evolución del conocimiento en occidente. De los inicios a la mitología griega. La incógnita del inicio del conocimiento humano desafía nuestro nivel actual de entender; pero, indudablemente algo en lo que se concuerda es que ese camino tiene etapas progresivas de acumulación de experiencias y formulación de explicaciones, inicialmente simples, mas conforme el hombre se ubica existencialmente en su circunstancia y entabla contacto con la realidad objetiva necesariamente trata de entenderla y, ora por observación, ora por experiencia, logra alguna explicación incipiente a lo que le rodea.

La mitología configura el inicio del desarrollo del conocimiento y, vista con ojos actuales, puede resultar acientífica; pero, es imposible negar su influencia en el camino del hombre hacia el conocimiento.

Conocimiento

Contra este pensamiento mítico y primitivo aparece, avasallante, el planteamiento filosófico griego. Los griegos son los 'inventores' de la filosofía, concebida como una forma nueva de conocer que busca confrontar al hombre con la terrible realidad de estar ineluctablemente presente en su aquí y ahora para entenderla. Entre los años y aC, la sistematización del saber humano tiene su etapa fundacional en las escuelas filosóficas griegas, con la formulación y desarrollo de nuevos 'saberes' y 'entenderes', paso necesario para avanzar a la siguiente etapa.

Su importancia es tal que los orígenes de nuestro conocimiento occidental 'moderno' sobre política, arte, filosofía, historia, medicina y ciencia se remonta a este pueblo fascinante que vive hace 25 siglos y que tiene el acierto de cuestionarse todo lo hasta entonces conocido en busca nuevos caminos en pos de la siempre inasible verdad.

Este proceso 'cuestionador' del pensamiento mítico propicia la aparición de nutridas formas de manifestaciones de cambio plasmadas en variedad de 'escuelas de filosofía'. La filosofía griega pone las bases para el inicio de la especulación filosófica en el mundo occidental.

Así, Catón el Censor desaprueba el conocimiento filosófico y, en el año aC, el Senado romano prohíbe la enseñanza de la filosofía, por considerarla peligrosa para la juventud. No obstante, luego el criterio romano cambia, en parte. Debido a estas razones, Roma modifica poco la filosofía y teogonía griegas. Pero, cuando Constantino cristianiza el Imperio, el Estado por primera vez en la historia del mundo 'civilizado' occidental se atribuye la tarea de cuidar las almas a las que por extensión ve como la fuente del conocimiento.

Al final del imperio, la cultura romana se funde con la tradición judaica presente en el cristianismo y las tres forjan el non plus ultra en la concepción religiosa del conocimiento y convierten al alma, y por tanto al conocer, en objetivo del estado. Este sincretismo del pensamiento romano, epónimo de lo latino u occidental, con el naciente cristianismo conlleva el inicio del desarrollo de la cultura 'Occidental y Cristiana', hace años. La concepción monacal del pensamiento no va acorde con el proceso de cambio y liberación de espíritus y mentes que ocurre en los ss XV y XVI, cambio que da lugar a la corriente transformadora llamada renacimiento, que como indica su nombre es un 're-nacer', es decir, volver-a-nacer y un volver la mirada a esa forma de conocer, entonces casi olvidada, que viene del mundo antiguo, especialmente de los griegos.

Pensadores hitos de este periodo son Descartes, , Locke, , Leibniz, , y al final del periodo Comte, también de gran influencia en el método científico actual El eje medular del pensamiento de Descartes es la duda metódica. Descartes deduce que la esencia de la naturaleza del conocimiento reside en el pensamiento y que todas aquellas cosas que podamos distinguir claramente con él son ciertas. De esta manera llega a la sentencia, Cogito , ergo sum , en español 'Pienso, por tanto, existo'. Sostiene que para alcanzar el conocimiento se debe fragmentar el problema y luego reacomodar los 'pedazos', de acuerdo a un orden lógico.

Conocimiento

Compendia su pensamiento y el de toda una época en sus 'Discurso de metafísica' y 'La Teodicea', donde enfrenta el problema del conocimiento proponiendo un nexo entre la razón y la metafísica para solucionar grandes problemas, tales el método, el origen de las ideas y del conocimiento, la comunicación de las substancias, el hombre como razón o de la naturaleza de Dios Propio también de este periodo es el 'mecanicismo'.

Todo en la naturaleza 'vive', aunque el modo de vida de un cuerpo a otro sea diferente y su movimiento solo efecto y expresión de un principio vital interior innato a la realidad misma del cuerpo que se mueve. La consolidación de escuelas tan disímiles, resultado del auge del renacimiento, genera esa dicotomía que se soluciona, aparentemente, con la antedicha tesis de Leibniz de contenido racional y metafísico.

Comte y el positivismo. El siglo XVII se caracteriza por el desarrollo de las ciencias exactas. El gran aporte del renacimiento para el saber humano son sus redescubrimientos y cambios en todos los órdenes del pensar y del saber. Luego del renacimiento, dos posiciones mueven la filosofía: Su auge en las entonces recién aparecidas ciencias experimentales lleva a la visión del conocimiento sustentada como teoría de cavilación-consenso semejante al platoniano reflejo-correspondencia, donde el conocer se forja como un reflejo del objeto externo en el cerebro, tanto si es captado directamente por los órganos sensoriales o si es ayudado por instrumentos de observación; pero, aquí a diferencia de la concepción de Platón, con deducción a priori.

Para el empirismo, el conocimiento es producto de la percepción sensorial, y para el racionalismo, su opuesto, lo es de la reflexión racional Kant y el conocimiento. Schopenhauer, no sin sutil ironía, acepta esa distinción en el dilema kantiano: Conocimiento y materialismo dialéctico.